¿HEMOS ALCANZADO LA MADUREZ?

Tengo la certeza de que en nuestra querida industria de reuniones, como ha sucedido en otras ramas de la economía, el sector privado ha rebasado al sector público como motor dinamizador de su desarrollo, situación que representa una excelente noticia para la continuidad y salud estratégica de nuestra actividad, a largo plazo. Afortunadamente estamos transitando de un esquema paternalista en el que se esperaba que el gobierno hiciera todo, a uno de corresponsabilidad y exigencia mutua, situación que me enorgullece.

Al escuchar y ser parte de conversaciones, discursos y entrevistas; observar resultados y operaciones, así como tratar de ayudar a medir el pulso de la actividad, me he dado cuenta de la madurez que han adquirido empresas, jugadores y organizadores, para conducir finalmente a México a las grandes ligas del mercado internacional de reuniones, independientemente del apoyo público que se ofrezca. 

No sólo me refiero a los organizados, al gremio, conformado por los sub-sectores de esta nuestra industria de las reuniones, a través de sus diferentes asociaciones que han confluido en el nacimiento del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (COMIR) como cúpula interlocutora y representante de los intereses de dichos grupos, sino al creciente profesionalismo que ya encontramos en diversos destinos del país. También destaco que los promotores de destinos están entendiendo que la demanda en el mercado de eventos responde más al contexto económico, académico y social, que a los atractivos turísticos.  

Con gusto he constatado que los profesionales en la organización de eventos han elevado la mirada para ser empáticos con sus clientes potenciales y ya no sólo ofrecer transacciones por volumen y logística especializada. La comunidad receptora está apreciando la contribución que las meetings aportan a su desarrollo económico, educativo y social. 

Otro aspecto importante que destaco es que se está entendiendo que los avances tecnológicos, la irrupción de la economía colaborativa y el enfoque en la experiencia del participante son grandes aliados y no competidores en la evolución de nuestro sector. Vamos por buen camino en esta meta colectiva de colocar a México entre los grandes  receptores de todo tipo de reuniones, en un futuro no muy lejano. 

*Actual director del Global Meetings & Tourism Specialists y de Maritz Global Events