INCUBADORAS, PROMOTORES DE SUEÑOS

 Emprender es mucho más que generar una brillante idea. Un buen comienzo es asumir el riesgo del éxito o el fracaso –sin duda, el segundo es el más difícil–, razón por la cual sólo recomiendan esta peripecia a aquellos que son tolerantes a la frustración. 

¡Ey! Pero tampoco te desanimes, el panorama puede ser más alentador cuando decides pedir ayuda a expertos para hacer realidad tu sueño, y una excelente opción son las incubadoras de negocios. Éstas son instituciones o centros especializados cuyo objetivo es la creación y desarrollo de pequeñas empresas (microempresas), así como el apoyo a las mismas en sus primeras etapas de vida. 

El acompañamiento se materializa mediante servicios de:

*Consultoría
*Financiamiento
*Acceso a tecnología

Según tu proyecto y sus requerimientos debes elegir a qué tipo de incubadora recurrirás, existen dos opciones: básica y de alto impacto. La primera centra sus esfuerzos en la creación de empresas cuyas necesidades de infraestructura física, tecnológica y mecanismos de operación son básicas. 

Las incubadoras de alto impacto apoyan la constitución de empresas cuyos requerimientos son más especializados e incorporan elementos de innovación. Son proyectos con alto potencial de crecimiento y posibilidades de internacionalización (desarrollo de redes, aplicaciones web, telecomunicaciones, microelectrónica, biotecnología, entre otros).

Hay incubadoras:

*Universitarias
*Gubernamentales
*Privadas

Ya elegida la lámpara con el genio adecuado, se enfrentarán a tres etapas de arduo trabajo:

  1. Pre-incubación. Se evalúa el proyecto y los requerimientos que se necesitan para poder desarrollarlo, así como los requisitos y herramientas necesarias para iniciar el proceso
  2. Incubación. Comienza con la prueba y validación del proyecto, seguido del plan de negocio, creación, pilotaje y lanzamiento del mismo 
  3. Post-incubación. Ya en marcha, continúan las consultorías especializadas para lograr la consolidación de la empresa 

¡Misión cumplida! Para asegurar el éxito del proyecto, la mayoría de las incubadoras incluyen un paso más al camino: el seguimiento. Éste consiste en no perder el contacto con el emprendedor, y ya empresario, para saber cómo continúa y cuáles han sido sus logros dentro del mercado. 

¡ATENCIÓN!

El periodo de incubación varía según el proyecto, puede ser de 3 meses hasta 2 años.

Actualmente existen decenas de incubadoras en nuestro país, sin embargo sólo 23 están consideradas de alto impacto, de acuerdo a los estándares del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM): 70% son nacionales (6 pertenecen a instituciones educativas) y 30% internacionales. 

¿SABÍAS QUE HAY MÁS DE 140 PROGRAMAS DE APOYO A EMPRENDEDORES EN MÉXICO?

SÓLO MICE Y TURISMO

Fundada en 2013, Incubatour es un ecosistema de emprendimiento dirigido 100% a la industria turística en México, que ofrece una metodología especializada para el desarrollo y creación de nuevos productos y experiencias para diferentes segmentos. 

Bajo la dirección de Tony Yarto, esta incubadora –única en el país– ha logrado capacitar a más de 5 mil profesionales y asesorar más de 250 proyectos, de los cuales 80 aproximadamente están enfocados al mercado MICE.

EXPERIENCIAS PARA REUNIONES MÁS EXITOSAS

• Pelota Purépecha en Michoacán
• Senderos de Luz en el Pueblo Mágico de Izamal, en Yucatán

Desde 2013, Incubatour organiza el Congreso Iberoamericano de Producto Turístico, un espacio de capacitación y networking que promueve la creación de nuevos proyectos para elevar la competitividad de Iberoamérica en materia turística, mediante conferencias magistrales, talleres, casos de éxito y diferentes dinámicas. 

CONGRESO INCUBATOUR 2017

Toluca, Estado de México
*Cuarta edición
*Más de 20 ponentes
*Más de 15 actividades
*500 emprendedores