BANQUETES EN RECINTOS

Características y Restricciones

Con frecuencia los PCO´s somos llamados a organizar banquetes, ya sea como parte de un congreso o convención o en forma aislada para celebrar algún acontecimiento (aniversario, fin de año, etc.). Las opciones son muchas; si se elige un hotel o un centro de convenciones o exposiciones lo probable en el 99% de los casos es que tengan su propio servicio de catering y no permitan que entre un banquetero a servir.

Igual sucede en algunos jardines privados destinados específicamente a este tipo de eventos, sin embargo hay una gran cantidad de recintos históricos que se rentan y permiten que una compañía contratada por el cliente lleve el mobiliario y sirva los alimentos y bebidas. Algunos tienen ciertas restricciones por no contar con espacios adecuados para el calentamiento de los platillos, los cuales deben llegar en contenedores que mantienen la temperatura o bien optar por bocadillos fríos.

 

Las opciones de lugares para realizar eventos son vastas, empero, hay que considerar los inconvenientes que se presentan en cada sitio y las restricciones en los mismos.

 

Para la gente es atractivo estar en un recinto histórico, sin embargo debemos de considerar que el servicio siempre será más caro que en un establecimiento dedicado a ese fin, en al menos 20% más, además del mobiliario, la mantelería, la decoración y en ocasiones las carpas, iluminación especial y otros gastos colaterales, lo cual puede ser un factor para que el cliente se decida por hacer su evento en el salón de un hotel a un precio menor y con menos restricciones de horarios, ya que los recintos históricos normalmente están abiertos al público durante un horario determinado y es hasta que se cierra cuando se puede hacer el montaje de un evento, sin olvidar que muchas veces también tienen un horario máximo de desocupación que hace que el evento tenga una duración corta.

Cuando se trata de jardines se cuenta con mayor tiempo pero normalmente es necesario colocar tarimas y carpas, a veces calentadores de ambiente y desde luego es necesario llevar todo el mobiliario, lo cual encarece el evento.

En lo personal, salvo que el cliente se aferre a la idea de hacer su evento en un recinto histórico o en un jardín, prefiero usar los servicios establecidos en salones de hoteles, centros de convenciones, clubes deportivos o salones para banquetes que ya cuentan con todo lo necesario y las cocinas perfectamente equipadas para que los alimentos lleguen a la mesa de los comensales en condiciones óptimas, además de que generalmente no hay que pagar renta por el espacio ni por el mobiliario, tampoco un sobreprecio por servir en un sitio diferente.