RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Rosewood Mayakoba

Por siglos el lujo se ha vinculado a lo ostentoso, los excesos y la falta de consciencia, empero Rosewood Mayokoba entiende que la verdadera riqueza radica en el balance entre el entorno natural, la responsabilidad social y la personalización de los servicios. El resultado: “La cultura del bienestar”.

SUSTENTABLE DESDE SU CONCEPCIÓN

Desde un inicio, el desarrollo turístico de lujo asentado en Mayakoba exigió la preservación de la biodiversidad y el ecosistema de la región: costas, lagunas, selvas y manglares, que son hogar de más de 300 aves, reptiles, anfibios y mamíferos. Paralelamente, Rosewood tiene como filosofía la conservación ambiental y el respeto por la cultura local. Esta unión de voluntades dio como resultado un destino altamente sustentable, pero lograrlo no fue tarea fácil, por el contrario, requirió de la reinterpretación del servicio de ultra lujo basada en experiencias personalizadas y responsabilidad compartida en temas de medio ambiente y apoyo a la comunidad local.

POLÍTICAS AMIGABLES

Para muchos la sustentabilidad es parte de una moda, pero en Rosewood el tema es tratado con seriedad, incluso rige muchas de sus políticas, acciones que han sido reconocidas por importantes programas como el de Monterey Bay Aquarium de San Francisco, que a lo largo de tres años supervisó minuciosamente la facturación de compra de pescados y mariscos, avalando el consumo responsable de los productos para evitar la sobre explotación de los mares.

COMITÉ VERDE

La bióloga Raquel Guzmán, quien desde hace cinco años trabaja de tiempo completo logrando grandes avances relacionados con la cultura ecológica y la responsabilidad social dentro y fuera de la propiedad, encabeza el Comité Verde que también involucra a los ejecutivos del hotel. Por ejemplo, junto con el director de Mantenimiento se registra el consumo de agua, gas y electricidad; con esta medición se busca reducir, reciclar y brindar un mejor uso de los recursos.

POR LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS

Consciente de que su responsabilidad va más allá del entorno ecológico, Rosewood Mayakoba apoya a la comunidad más cercana mediante la creación de la escuela primaria K´iin Beh, edificada con fondos donados por huéspedes y asociados. Actualmente imparte clases a 200 niños de la población de Cristo Rey, en Playa del Carmen, así como a los hijos de los empleados del resort.  

Ubicada a 15 minutos del hotel, la institución brinda educación integral y bilingüe, pero sobre todo busca infundir valores sociales. Para apoyar a los pequeños se creó un programa de apadrinamiento con el cual se cubre el costo de la colegiatura; otro tipo de apoyo se realiza en especie o incluso conviviendo con los niños. Las visitas deben programarse para coordinar las actividades. La participación de los huéspedes también es vital para construir un mejor futuro para estos niños.

DESTACAR FRASE: LA EDIFICACIÓN Y OPERACIÓN DEL RESORT ESTÁ APEGADA A LOS MÁS ALTOS ESTÁNDARES ECOLÓGICOS. ASIMISMO, SU SERVICIO DE ULTRA LUJO VA ALINEADO AL CUIDADO MEDIO AMBIENTAL, LO QUE LE HA VALIDO EL RECONOCIMIENTO DE RAINFOREST ALLIANCE. 

APORTACIONES DE LA INDUSTRIA MICE

La integración de los grupos a los programas sustentables ha sido un éxito, tras la certeza de que el apoyo estará alineado a los objetivos de programas u organizaciones sin fines de lucro.

Su app, por ejemplo, ha sido la herramienta utilizada por los grupos para disminuir la impresión de papel, puesto que el organizador del evento tiene la facilidad de subir a la aplicación la agenda de actividades, e incluso a través de ella informar a los participantes de cualquier ajuste en el programa.

Algunos grupos se han sumado al plan de apoyo del Centro Educativo K´iin Beh haciendo donaciones en efectivo, especie o integrándose en alguna actividad con los niños.

ACCIONES EN CONCRETO

  • Protección de la flora y fauna
  • Utilización de insumos biodegradables
  • Uso de sistemas de ahorro de energía eléctrica
  • Utilización de agua de pozo, tratada por ósmosis inversa
  • Tratamiento de aguas negras

REUNIONES EN UN AMBIENTE DE LUJO SUPREMO

Entre las novedades que el hotel lanzó este 2019 está su Club de Playa, que evoca el tranquilo estilo de vida de una típica residencia frente al mar (con sala, comedor, cocina, palapa y tres albercas). De la agradable sensación que producen sus instalaciones nace su nombre: Aquí Me Quedo. 

La decoración de la zona ─sólo para adultos─ fusiona matices modernos y rústicos, además de integrar numerosos elementos mexicanos creados por artistas locales y artesanos de Oaxaca y Yucatán. Por las mañanas la palapa de 200 m² se convierte en un área de acondicionamiento físico; por las tardes entra en funciones una auténtica cantina mexicana; al caer la noche, suele acoger eventos en donde los invitados disfrutan de la atención del chef Juan Pablo Loza, quien está al frente de La Cantina, que hace gala de la deliciosa gastronomía mexicana. También se ofrece una extensa selección de destilados de agave, ponche, cocos fríos, y en exclusiva para Aquí Me Quedo, una cerveza clara artesanal, elaborada a base de cítricos locales, por Akumal.

Siguiendo los ejes medioambientales, los productos e insumos del área de alimentos y bebidas se adquieren directamente de proveedores locales asentados en un radio no mayor a los 40 kilómetros de distancia de cada hotel.