CÓMO TENER UNA ESCUCHA EFECTIVA

Al escuchar puedes conocer las preferencias y necesidades de los asistentes a cada uno de tus eventos.

Saber escuchar en cualquier tipo de relación profesional es básico para que la convivencia y los proyectos fluyan de manera adecuada. Muchas personas se centran en hablar y hablar sin percatarse de que los demás también tienen cosas que decir. Saber escuchar es una muestra de interés y respeto hacia los demás; lograrlo es cuestión de actitud y práctica.

En la industria de reuniones, escuchar a los demás resulta indispensable para que exista una adecuada comunicación con clientes, proveedores, colaboradores e invitados y, de esta forma lograr eventos exitosos.  

Escuchar a tu audiencia te permite mejorar y generar awareness. Hoy en día diversas marcas se apoyan en el social listening, a través de un minucioso análisis de los comentarios e interacción en redes sociales para obtener información útil como datos demográficos, necesidades, gustos, preferencias, etc. con el objetivo de medir el éxito de una campaña o evento y aumentar o corregir acciones a futuro.

Escuchar a los invitados a tu evento no sólo es posible a través del social listening; durante la reunión puedes poner atención a los comentarios de los asistentes, incluso puedes asignar personas que se acerquen a los invitados y les pregunten cómo está siendo su experiencia, qué les agrada, qué mejorarían, etc.; toda esa información deberá ser documentada para que, posteriormente, puedas analizar los datos e implementar acciones. 

Escuchar a tus invitados no sólo te permitirá tomar decisiones e implementar acciones a futuro, te ayudará a orientarlos, aclarar sus dudas, solucionar problemas y así sumar puntos para que tengan una buena experiencia.

Comparto algunas sugerencias para que la escucha a los demás sea efectiva:

  1. Elimina las distracciones. Cuando una persona se dirija a ti, ponle atención, no te distraigas con el celular. Es importante que la mires mientras habla.
  2. Date tiempo. Actualmente la mayoría de las personas vive de prisa; hay mil actividades por hacer cada día y pareciera que conversar tranquilamente con alguien es un lujo. Te invito a que te des el tiempo de escuchar a los demás; dedicar unos minutos de calidad puede hacer la diferencia al relacionarte con otras personas.
  3. Pon atención. No basta con que oigas a las personas, tienes que escucharlas para comprender sus inquietudes.
  4. No interrumpas. Una de las cosas más molestas cuando hablas con alguien es que te interrumpan, por lo que te invito a que tengas paciencia y, cuando la persona termine de hablar, entonces será tu turno de expresarte.
  5. Dale seguimiento. Cuando sabes qué busca tu audiencia, analiza la información y, si es posible, realiza los cambios necesarios para mejorar sus futuras experiencias.

Aprender a escuchar es una habilidad con la que no todos cuentan, pero con práctica y buena actitud, puede desarrollarse. Recuerda que todos tienen algo que decir.

Juan Carlos Lozano es director general de la empresa Creatividad / @jlozano_creati