EDECANES

Todo indica que poco a poco la presencia de edecanes en los eventos desaparecerá por completo.

En México, la labor de la edecanía cobró fuerza con la celebración de los Juegos Olímpicos de 1968. Desde aquel entonces, esta actividad ha formado parte y tomado cada vez mayor relevancia en todo tipo de eventos corporativos. Sin embargo, este año la controversia llegó cuando el Jefe de Gobierno de la CDMX, José Ramón Amieva Gálvez, hizo el anuncio de que las edecanes quedaban prohibidas en los eventos de la industria de reuniones, con la finalidad de impulsar el crecimiento profesional de todas las mujeres y hombres que se dedican a esta labor sin importar su nacionalidad, edad y apariencia física.

No ha quedado marca en la ley y muchas empresas siguen recurriendo a su contratación con el objetivo de que brinden información a los asistentes sobre los atributos del producto o servicio que ofrecen, aprovechando que son un atractivo visual y una fuente humana de contacto con la marca.

Lamentablemente es frecuente que cuando los clientes potenciales se acercan a las edecanes, hay dos posibilidades:

  1. Lo hacen porque realmente están interesados en conocer más sobre la marca pero, en la mayoría de los casos, las edecanes no están lo suficientemente informadas o capacitadas para aclarar todas las dudas, por lo que hay ventas o tratos que se pierden.
  2. Los asistentes sólo se acercan por la atracción física que generan en ellos, sin importarles el producto que estén promocionando.

Cualquiera que sea el caso, ninguno de los dos son los escenarios que esperan las marcas.

Otras actividad encomendada a las edecanes en los eventos son el registro de invitados y dar la bienvenida; lo cierto es que no hay ningún valor agregado. En Creatividad hemos dado un giro, en lugar de recurrir a edecanes, decidimos darle una oportunidad y emplear a personas con discapacidad que nos ayudan en el registro, dan la bienvenida y resuelven las dudas de los asistentes. Consiste en una acción inclusiva, en la que todos los involucrados resultan beneficiados; por una parte, damos empleo a personas que lo necesitan y que con dificultad encuentran oportunidades laborales, como marca y como meeting planners nos comprometemos con la sustentabilidad, las buenas prácticas y damos una imagen de inclusión y, por último, los asistentes ganan el vivir una experiencia de sensibilización.

Son varios los sectores que se han sumado a esta corriente de eliminación de las edecanes en los eventos. Otro ejemplo es la Fórmula 1. Sus eventos se caracterizaban por “las chicas de la parrilla” mujeres muy guapas, previamente seleccionadas en el país anfitrión que aparecían en la carrera y la ceremonia de premiación; eso se terminó argumentando que, a pesar de la tradición que perduró por muchos años, la costumbre no cuadra con los valores actuales de la marca, además de considerar que no se trata de una práctica apropiada o relevante.

Todo indica que poco a poco la presencia de edecanes en los eventos desaparecerá por completo, lo importante es que esta acción arroje mejores resultados, como la que mencioné con las personas con discapacidad, y que además se apoye a estas mujeres en su inclusión al ámbito profesional con base en sus aptitudes y conocimientos laborales.

Juan Carlos Lozano es director general de la empresa Creatividad / @jlozano_creati

Foto de fondo creado por nensuria - www.freepik.es>