VIAJES DE INCENTIVO

Generar una buena experiencia es excelente opción para cualquier empresa.

Cuando se trata de premiar y motivar al personal de cualquier institución, una de las estrategias más efectivas son los viajes de incentivo. Actualmente muchas empresas los incluyen como parte de su presupuesto anual y algunas también utilizan este tipo de viajes como agradecimiento a sus clientes, con el objetivo de que la relación perdure y se fortalezca.

Los viajes de incentivo están creados con diversas actividades planificadas que promueven el relacionamiento entre los viajeros y fortalecen la relación y sentido de pertenencia con la marca organizadora. Existen diversas opciones: viajes de lujo, deportivos, de aventura y culturales; todos llenos de actividades grupales. Para lograr el éxito de estas actividades, es importante tener un plan estratégico con base en la observación. Hay tipos de viajes que son más ad hoc a la personalidad de la empresa y los colaboradores; elegir el adecuado hará que los resultados sean los esperados.

Hay muchos lugares en el país con actividades recreativas que ayudan a cumplir los objetivos, en los que además de que conocer, fortalecen lo hecho en México. Este tipo de viajes ofrecen diversas ventajas, entre las que destacan:

1. Mejor relación entre los colaboradores. Cuando un equipo de trabajo está integrado, el ambiente es más relajado, mejora la comunicación y el cumplimiento de las metas planteadas.

2. Motivación del equipo de trabajo. El éxito de cualquier empresa depende, en gran medida, de que el “team” se sienta pleno con las actividades que desempeña y tenga la tranquilidad de que sus esfuerzos serán reconocidos, valorados y premiados.

3. Creación y fortalecimiento del sentido de pertenencia con la empresa. Cuando los colaboradores de cualquier institución tienen “la camiseta puesta” es casi una regla que su desempeño es mejor y adoptan los objetivos de dicha empresa como propios.

4. Reducción de los niveles de estrés. Uno de los problemas que aqueja a gran parte de la población laboralmente activa, es el estrés. Esta enfermedad ocasiona tensión física y mental y es la causante de otras enfermedades como la gastritis. Cualquier actividad que contribuya a disminuir la tensión será valorada por los integrantes de todas las empresas. El estrés ocasiona que el desempeño no sea el óptimo, por lo que la reducción de sus niveles genera beneficios para los trabajadores y la compañía.

 5. Promoción. Es bien visto y valorado socialmente que una empresa se preocupe y ocupe por el bienestar de sus colaboradores, por lo que este tipo de viajes mejoran de manera automática la imagen de cualquier institución.

Crear un efecto positivo y dejar huella en la vida o actitud de los viajeros, es también un beneficio para la empresa en la que colaboran. También es importante evaluar el resultado de los esfuerzos. Medir el ROI después del viaje resulta interesante y es posible a través de la observación de los colaboradores: su motivación, el nivel de estrés que maneja cada uno, su desempeño, la relación entre los integrantes del equipo de trabajo, entre otras acciones, ayudan a medir el éxito de los viajes de incentivo.

Juan Carlos Lozano es director general de la empresa Creatividad / @jlozano_creati