CÓMO CALMAR A UNA BRIDEZILLA

Por: Carolina Muzo

En mi carrera como wedding planner he realizado más de 650 bodas y en más del 70% he visto cambios de ánimo, principalmente en la novia, cuyo comportamiento frenético causado por el estrés de los preparativos pareciera transformarla en Godzilla.

En ese afán por controlar cada detalle para lograr la perfección, la novia y en ocasiones sus padres, dificultan el trabajo del wedding planner, quien necesita aprender mucho más que técnicas de respiración para controlar a Bridezilla, Momzilla y últimamente hasta a Dadzilla. Es por eso que considero importante compartir contigo los siguientes tips:

  1. Escucha. La transformación del estado de ánimo de una novia normal a una Bridezilla se origina en este punto. Para la novia lo más importante es sentirse escuchada, hasta en el más mínimo detalle. Muchos novios o padres de una Bridezilla ya no quieren ir a reuniones ni prestarles atención a los “caprichos” y esto cambia su estado de ánimo, tornándole en una persona necia y beligerante. Así que es mejor escuchar y si se puede, anota, para que ella sienta que se está cooperando en todo lo que respecta a su gran día.
  2. Hazle saber que contrató a un profesional. Una tierna novia se convierte en Bridezilla cuando se siente insegura, entonces hazle sentir que estás ahí para guiarla y asesorarla. Esto aplica con cada proveedor, tener a un excelente decorador, fotógrafo, etc. garantiza que Bridezilla se calme. La clave es rodearse de personas que reaccionen rápido a un problema y tengan planes de contingencia. 
  3. Presupuesto. El carácter de cualquier novia se “daña” cuando se llena de frustraciones, pues hay miles de ideas que les gustaría realizar pero si al presupuestarlas no puede pagarlas, se originan sentimientos de frustración o de menosprecio hacia su propia boda. La clave es que se tenga claro el monto que cada contrayente aportará y la forma de hacerlo (tarjeta de crédito – efectivo); establecer las fechas en las que se contará con el dinero tranquiliza enormemente los nervios de Bridezilla y le ayuda a tener confianza en sus gastos.
  4. Orden. He visto a muchas novias tomar decisiones de último momento, dando pie a peleas con proveedores que ya no están disponibles, echándole la culpa a todo el mundo, provocando lamentos y sufrimientos. Tener orden garantiza un cierre efectivo y una correcta decisión.
  5. Amor. En una ocasión un novio-cliente me dijo, “Carolina, que bueno que estás aquí, nuestra relación no podría soportar otra boda más, en verdad amo a esta mujer”. Ayuda a las parejas a estar conscientes de que la decisión que están tomando es por amor.
  6. Termina pronto un conflicto. Si ves que Bridezilla está perdiendo mucho tiempo con un tema es mejor resolverlo de la manera más rápida y eficiente, un detalle se torna un problemón cuando la pareja gasta mucha energía en querer resolverlo. Esto garantiza que Bridezilla vaya superando todos los obstáculos, y si ves que los novios están indecisos, hagan una lista de pros y contras para que la decisión sea asertiva y consensuada.

*En 2013 obtiene su título de Master Wedding Planner, merecedora de dos Premios Wedding Concept; primer miembro ecuatoriano de la ABC (Association of Bridal Consultants); en 2012 fue nombrada Directora de ABC Capítulo Ecuador para formar una escuela de wedding planners y una asociación de proveedores nupciales. Propietaria de Mi Boda Mágica.