CÓMO ENFRENTAR UNA CRISIS

PLANEAR PARA LO INESPERADO 

Ante escenarios adversos es imperante armar un plan de acción que dé continuidad al negocio.  

Desastres causados por fenómenos naturales, crisis por pandemias o algún siniestro, son algunos de los riesgos latentes para las industrias y empresas en todo el mundo. Y aunque es casi imposible evitar la afectación, sí es posible vislumbrar ciertos escenarios para crear estrategias, de forma anticipada.  

Así piensa Jaime Salazar, quien preside el organismo que agrupa a prácticamente todas las asociaciones que pertenecen a la industria de reuniones.   

“Los meeting planners tenemos que planear para lo inesperado, imaginar escenarios adversos y a partir de ahí desarrollar planes de acción para garantizar las operaciones y dar certidumbre a las industrias que servimos. Esa fue la gran enseñanza de la influenza”, comparte en entrevista con MDC The Event Planner´s Magazine, Salazar Figueroa.  

El líder del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (COMIR) pide considerar la fragilidad del ser humano y los sucesos inesperados, muchas veces causados por fenómenos naturales, e invita a idear planes de acción que puedan implementarse en situaciones como la que se vive actualmente a causa de la pandemia por COVID-19.  

“Debemos entender que los seres humanos somos muy frágiles, un virus que es microscópico influye en nuestra dinámica y en la manera en la que nos movemos en los diversos países donde se presenta; considerando esto hay que aprender a tener un plan de acción para dar continuidad a nuestros negocios.” 

Equipo humano, fundamental 

Plan de acción

Para Jaime, uno de los puntos cruciales es cuidar al equipo humano y brindarles una buena capacitación para aprender a trabajar a distancia. “No sólo hay que dotarlos del equipo de cómputo necesario y darles acceso a internet, hay que establecer políticas claras para saber cuál será el objetivo y qué se espera de cada quien.”  

Para el empresario lo más importante es: 

  • Determinar quién puede trabajar a distancia y quién no 

  • Establecer objetivos  

  • Armar un programa de comunicación eficaz para verificar avances 

  • Cumplir con los objetivos en tiempo y forma 

  • Contar con las herramientas tecnológicas necesarias y que sean eficaces para realizar el trabajo 

“En el mundo de las expos, por ejemplo, es posible trabajar a distancia; partimos de que nuestros colaboradores trabajan por objetivos y no por horas, cuando tienes objetivos claros no importa dónde esté tu personal pues no necesariamente hay una línea de producción. Yo me preocupo más cuando veo a mi equipo en la oficina que cuando está con los clientes”, comparte el presidente del COMIR.  

Concluye asegurando que cuando existen objetivos bien definidos, tiempos establecidos para cumplirlos y hay una supervisión clara, es posible trabajar a distancia.  

Imágenes Gerd Altmann en Pixabay.