EL CAMINO AL LIDERAZGO

La clave es encontrar el balance que nos haga invencibles

Por: David Hidalgo Ayala*

Todos sabemos que en América Latina y particularmente en México las tendencias internacionales a veces tardan mucho tiempo en llegar, y que la creatividad que nos caracteriza muchas veces no se traduce en innovación, aunque nuestra identidad enriquece de manera muy especial cualquier proyecto.

La nueva configuración del mundo de las reuniones coloca a Latinoamérica en primerísimo lugar, sobre todo si consideramos que tenemos muchísimo que ofrecer y que nuestra vasta cultura, enorme corazón, profundo sentido de pertenencia e inigualable pasión por servir, sin duda representan una ventaja competitiva.

Mexican Welcome Party ibtm

Hoy vivimos bajo la premisa de que la experiencia de los destinos latinoamericanos es única y que los atributos que nos definen nos están sacando adelante. Sin embargo, me pregunto si nuestro contexto y naturaleza nos están ayudando a conseguir la excelencia internacional; la respuesta es: no por completo y no en todo. Muchas veces ofrecemos productos basados en nuestras virtudes más no en la estructura, planeación, valor, calidad técnica, innovación, pulcritud operativa y retorno de inversión. Falta balancear la ecuación bajo la cual pensamos las cosas, consumimos lo nuestro, planificamos, desarrollamos nuestros negocios y competimos entre nosotros y con el mundo entero.

Regiones como Europa o Norte América no cuentan con los mismos atributos y virtudes que nosotros, sin embargo, han sabido capitalizar mejor sus activos, ¿cómo es que sin tener lo que tenemos nosotros han logrado el liderazgo mundial, más allá del tiempo que tienen desarrollándose en nuestra industria? Sencillamente porque han entendido que antes del corazón están la estructura y la planeación; que antes del sentido de pertenencia y el orgullo de ser está el retorno de inversión; que antes de la pasión por servir está la capacitación; que después de tener una cultura fascinante es necesaria la aplicación de las mejores técnicas de marketing y producto; que antes de todo están los resultados, profesionalización, procesos, planeación, pulcritud técnica y un retorno de inversión medible en cada una de sus acciones y propuestas.

NY ibtm

La política, como la entendemos o practicamos en Latinoamérica, es diferente en estos mercados; allá está al servicio de todos y no solo de algunos como sucede en nuestra región, donde los políticos únicamente se benefician ellos y sus intereses. Prevalece en estos lugares el sentido del bien común. Los buenos políticos unen, no dividen. Poner en la cima de nuestra escala de valores los atributos que nos identifican y hacen únicos es excelente, eso nos ayuda a ser cada vez más visibles y valorados en los mercados. Sin embargo, en ese camino hacia la construcción de una industria latinoamericana de calidad mundial debemos seguir balanceando eso que nos hace sentir dignos y orgullosos, con lo que otros tienen en la parte alta de su escala de valores y principios. Lograr este balance nos haría invencibles, totalmente un ejemplo de calidad total.

Pertenecer a la plantilla directiva de una corporación global nacida en el Reino Unido, líder en el mercado de la organización de eventos pero completamente asentada en México y Latinoamérica, y con la mayor cartera mundial de eventos especializados en la industria de reuniones, negocios y turismo, no solo es un privilegio sino una gran oportunidad para aprender de ese otro lado de la moneda e intentar fundirlo con los atributos y virtudes que como latinoamericanos nos definen. También es enfrentar a la mala política, la falta de continuidad en los programas y proyectos, las carencias y falta de desarrollo en muchos de los sectores y servicios que comprenden la organización de eventos; es enfrentar al chovinismo y nuestras propias divisiones como región y sociedad.

De igual forma es afrontar nuestra inestabilidad económica, la falta de visión por parte de la autoridad, la falta de recursos, las comparaciones injustas y los enormes retos, pero vale la pena, porque también es abrir una nueva brecha y sumar la voluntad y visión de muchos y estar del lado que está construyendo la fórmula de la calidad mundial, la ecuación que nos hará perfectos como industria y región.

David Hidalgo

*Show Director en IBTM Americas; Vicepresidente del segmento MICE de la AMAV CDMX; ex Director General de la Oficina de Congresos y Convenciones de Yucatán y ex vicepresidente de la Asociación Latinoamericana de Buros de Convenciones.

Imagen de portada: rawpixel.com