INSEGURIDAD PEGA A LA INDUSTRIA MICE

Por desgracia es habitual enterarnos de robos durante eventos realizados en diversos destinos del país, y si bien los recintos sede no son del todo responsables por estos hechos, sí deberían de tener un protocolo para actuar y prevenir, antes que lamentar.

Hace unos días, participando en un evento llevado a cabo en el recinto más importante de la zona corporativa del poniente de la Ciudad de México, dejé mi computadora dentro del coche (no a la vista) en el estacionamiento de dicho centro de convenciones, mientras descargaba los materiales y giveaways para una expo; desafortunadamente me pasó algo que se ha vuelto un gran dolor de cabeza para organizadores de eventos, expositores y participantes: sustrajeron de mi auto una laptop con muchísima información personal y de la empresa donde colaboro. Obviamente ya no pude realizar presentaciones a mis clientes potenciales.

Entonces entré en un viacrucis que no me condujo a nada. Intenté levantar una queja con el apoyo del organizador del evento, quien amablemente me orientó y dio seguimiento al tema con los administradores del estacionamiento que, olímpicamente ¡se lavaron las manos y no se hicieron responsables! Lo único que hicieron fue mostrarme sus cámaras de “seguridad” que están mal colocadas pues no cubren áreas clave pero, es todo, no hay seguimiento y tampoco averiguan quién estaba en ese turno “cuidando”. Tristemente esta situación se repite en muchos recintos del país, si no tienen la capacidad para brindar seguridad, al menos deberían tener más cuidado con en el personal que contrata.

Pero eso no es todo, la triste realidad sigue cuando escalas el conflicto con la administración del lugar; sí, son muy amables pero sin el más mínimo protocolo de operación de este tipo de situaciones. Lo más que obtuve fue una llamada telefónica (de mi parte hacia ellos) en la cual me dijeron: “déjame checarlo”, y no volví a tener respuesta. Hay una total falta de seguimiento y ningún control o sanción para la empresa que opera el estacionamiento, seguramente no tienen ni la estadística de robos que ahí se suscitan, en qué turno sucede, con qué empleados, etcétera.  

Muchos recintos en México piden de manera forzosa a los organizadores un seguro de daños a terceros durante un evento, por si hay afectación a las instalaciones, y están en su derecho, pero me pregunto: ¿por qué los organizadores de eventos no pueden hacer lo mismo con los recintos y pedirles que cuenten con un seguro que les permita afrontar situaciones de perdida de materiales o equipo durante la organización? Estoy seguro que eso derivaría en una mayor precaución, tomando en cuenta que existe una empresa de seguridad, la cual en muchas ocasiones es sugerida o contratada por ellos mismos.

El tema de inseguridad es muy frecuente en varios recintos del país, de acuerdo con los mismos organizadores de eventos, quienes refieren casos en Querétaro, Puebla, Monterrey, Cancún, Toluca, Ciudad de México, Acapulco, etcétera. Vemos en las etapas de montaje y desmontaje, incluso durante las expos, que se pierden laptops, televisores, equipos técnicos, roll ups, manteles, etcétera. Los organizadores dan la cara pero cuando buscan el apoyo de algunos recintos es difícil obtener al menos un documento de denuncia, apoyo en la búsqueda, seguimiento o mínimo un reporte para saber si se está haciendo algo. No todos actúan mal y tampoco es es culpa del recinto, pero sí deberían de preocuparse (y ocuparse) por el servicio que se brinda dentro de sus instalaciones.

Como organizadores de eventos, expositores y participantes en expos o congresos, debemos tener mayor precaución con nuestros materiales y equipo, pero también debemos exigir mayor responsabilidad, que se contrate menos gente eventual y sea sometida a pruebas de confianza, además de mejorar la tecnología en temas de seguridad.

yes @jagturismo