NUEVA GESTIÓN DE RECINTOS

Rompiendo paradigmas

Debemos romper paradigmas, ser más creativos e ir más allá de la administración y la operación de los centros de convenciones.

En México hay más de 60 centros de convenciones y/o exposiciones. Tenemos casos donde la importancia del recinto es de tal magnitud que se traduce en la elección de un destino para el organizador, ya sea por temas de ubicación, capacidad, administración, precio y, cada vez, tiene mayor peso el servicio y la atención del personal.

Algunos son privados y otros públicos, y por lo consiguiente con modelos de administración diferente, es ahí donde reside parte del reto del manejo de cada uno de ellos. Hay recintos de gobiernos estatales donde todos sus gastos están financiados o subsidiados por presupuestos públicos, donde la rendición de cuentas o de resultados es completamente diferente a la de un recinto privado, que además de tener utilidades debe cubrir sus gastos de operación y mantenimiento.

Y no podemos dejar de mencionar que algunos recintos están a cargo de funcionarios sin experiencia o ajenos a la industria de reuniones. El reto aumenta porque algunos dependen o tienen una relación directa con sus respectivas Secretarías de Turismo u Oficinas de Convenciones y Visitantes, pero ya sean públicos o privados y con diferentes modelos de administración, todos están en el escenario y llegan a competir entre ellos, pero sin importar su origen o forma de administración, la propuesta es construir una “gestión del recinto”.

Desde esta óptica, las direcciones generales, patronatos, juntas u órganos de gobierno deben trabajar en esta “gestión” como un modelo que busque que todas sus áreas y departamentos tengan la finalidad de resolver con eficacia las necesidades de los clientes y usuarios, pero al mismo tiempo que cumplan con los objetivos para operar sus recintos en las mejores condiciones, incluidos los aspectos técnicos, laborales, comerciales, financieros, administrativos y todos los que ayuden a cumplir estos propósitos.

Otro punto a resolver radica en los servicios, ya que la mayoría de quienes nos dedicamos a este segmento de negocio tenemos una relación directa con los recintos, algunos como proveedores, otros como expositores, clientes o usuarios finales. Nuestras necesidades son diversas y suceden en momentos o etapas diferentes.

También debo mencionar sobre los servicios no proporcionados por parte de los recintos, en este sentido, el cliente recibe argumentos como que el centro de convenciones no es responsable de proporcionar tal o cual prestación o asistencia, que la capacidad de carga se rebasa, o bien que va contra las políticas del lugar, etcétera.

En este sentido, es entendible que haya normas, protocolos y reglas que cumplir, pero debemos romper paradigmas y ser más creativos. La gestión de los recintos, más allá de la administración y operación, nos debe llevar a resultados exitosos, rentables, 100% orientados a la satisfacción de los clientes y usuarios y, sobre todo, a contribuir a tener una industria de reuniones con eventos de mayor calidad.

 

Quiero externar un agradecimiento a mi amigo y maestro de muchos años, Javier Gámez Bautista, director general de Mice Market + Consultores, por la retroalimentación para escribir estas ideas.

 

 

Por: Sismondi Esparza Flores, Director general de Viajes Chiapas DMC, ex Director General de la OCV del estado de Chiapas, expresidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes Filial Chiapas.