LA CÁPSULA DEL TIEMPO

Una habitación con historia: John Lennon y Yoko Ono

Y si bien, la reciente remodelación dotó al Fairmont The Queen Elizabeth de tecnología y las comodidades de la vida moderna, pensar en tocar la habitación 1742 sería cometer sacrilegio, al menos para los melómanos, pues aquí se desarrolló uno de los episodios más importantes de la música, protagonizado en 1969 por John Lennon y Yoko Ono a través del movimiento de protesta contra la guerra de Vietnam, Bed-In, donde se escribió la canción Give Peace a Chance y se tomó la controversial foto donde la pareja sale de espaldas, desnuda, y que más tarde fuera la imagen de portada del álbum Two Virgins.

Así que ya estando aquí era imperativo conocer la suite, que para mi sorpresa ha sido preservada, tal cual aparece en el documental “Bed Peace”. Sin embargo la experiencia va más allá de una inspección visual con la incorporación de realidad aumentada que literalmente me trasladó al momento de los hechos y no sólo eso, ¡me convirtió a mí en el ex beatle!, de un momento a otro me veo rodeada por cámaras y micrófonos, todos me cuestionan.

Sorprendida giro la cabeza y veo entrar a más gente a la habitación, el bullicio va en aumento… me detengo en cada detalle: observo en las paredes mensajes en pro de la paz, esas que el mismo cantante esbozara a manera de consigna;

 

 

me levanto de la cama y por curiosidad tomo el teléfono de disco  ̶ vaya que me trae muchos recuerdos de mi niñez ̶, y entonces… otra sorpresa: oigo alguna de las conversaciones que Lennon tuviera con la prensa internacional a lo largo de los siete días que estuvo en el hotel. Me retiro el visor y regreso al presente, todavía exhorta por lo que acabo de experimentar, pues como diría el vecinito de Los Increíbles ¡Esto es otra onda!

Al salir de la habitación me digo, “si yo fuera meeting planner y quisiera sorprender a un grupo pequeño, lo haría con esta experiencia”. Sigo mi camino y voy recorriendo el hotel imaginando cómo podría en estos espacios montar un evento, llego al lobby, es muy llamativo, sin duda alguno de sus espacios sería maravilloso para albergar un coctel en petit comité, sin perturbar a los demás huéspedes; me entero que tienen una terraza al aire libre y me imagino a los invitados desde lo alto observando las peculiaridades de esta ciudad británica, cuyos edificios han adquirido una tonalidad verduzca a consecuencia de la oxidación del cobre con el que fueron recubiertos la mayoría de sus tejados.

Continúa DELICIAS DE ALTOS VUELOS

Regresar a I LOVE POUTINE