INDUSTRIA SEGUIRÁ CAYENDO ESTE AÑO

El presidente del Consejo Mexicano de la Industria de reuniones lo dice sin tapujos: la culpa es enteramente del nuevo gobierno.

El 2019 fue un año perdido para la industria de reuniones que sufrió una caída cercana al 12%, debido, principalmente, a las decisiones equívocas del nuevo gobierno, declaró Jaime Salazar, presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones (Comir).

“Se cancelaron los eventos del gobierno federal, se canceló el CPTM (Consejo de Promoción Turística de México), Proméxico y esto nos ha puesto en una posición distinta a todos los que estamos en la industria de reuniones”, señaló.

Dijo que las perspectivas para este año no son mejores y que si la caída será menor, de entre un 5 y 7% máximo, se debe a que los empresarios de dicho sector ya están preparados para lo peor.

“Sufrimos una gran incertidumbre en 2019 que nos permitió planear correctamente para el 2020. Ahora ya sabemos que el año va a estar horrible, podemos planear para lo peor esperando lo mejor”, mencionó.

Jaime Salazar, COMIR

¿La culpa es del gobierno?

Sin rodeos, a pregunta expresa sobre las causas de la caída en la industria de reuniones, Salazar respondió: “Que no quede duda, 100% se debe a este gobierno y a una falta de claridad de políticas públicas”.

Agregó, sin embargo, que es un “gobierno bien intencionado, pero muy inexperto. No tenemos política industrial en ningún segmento ni política turística y eso nos tiene en el peor de los escenarios. Yo espero que la curva de aprendizaje llegue a revertir la caída y hacia el 2021 o 2022 empecemos a ver una recuperación de algunos sectores económicos como la construcción o la manufactura, lo que hará que, en consecuencia, la industria de reuniones crezca”.

Finalmente, añadió que la industria de reuniones es un espejo que refleja fielmente la situación por la que atraviesan otros motores económicos del país.

“Ya desde las elecciones veíamos venir un cambio importante en la política pública, no nos imaginamos que iba a ser de esta naturaleza y lo peor que cada mes pensábamos que habíamos tocado fondo y al mes siguiente era peor”, remató.

No obstante, confió en que la industria de reuniones actuará unida, proponiendo soluciones y buscando el desarrollo del país.