CASH FREE EN LA INDUSTRIA

Ante la inseguridad que se vive a nivel mundial, evitar el uso de dinero en efectivo es una práctica más confiable.

Las transacciones a nivel mundial están experimentando cambios significativos, hay países como Suecia en los que el uso de dinero en efectivo ha sido prácticamente erradicado y cualquier tipo de transacción se realiza de manera electrónica.

Actualmente, en la mayoría de los países hay servicios que sólo pueden ser pagados a través de transacciones digitales, por lo que, en muchos casos, la sociedad se ve en la necesidad de contar con una tarjeta bancaria que le permita acceder a este tipo de bienes y servicios. A pesar de las exigencias en México, hay muchas personas que aún no están bancarizadas por lo que, por el momento, estamos lejos de ser un país cash free.

En el mundo laboral y la industria de reuniones, los viajes de negocios son una práctica frecuente. Las razones son diversas: viajes de incentivo o para generar alianzas con otras empresas; viajes para participar en ferias o congresos, viajes de actualización, de integración, celebración, etc.

Independientemente del motivo del viaje de negocios y de si se trata de un viaje nacional o internacional, el común denominador es que los gastos derivados, son cubiertos por las empresas y para eso, existen dos opciones:

1. La empresa organizadora destina cierta cantidad para viáticos y gastos generales que deposita a cada viajero en una tarjeta de débito, calculando el monto total derivado de: hospedaje, traslado y alimentos. Cuando se trata de viajes de actualización, la mayoría de las veces, el pago para cursos, certificaciones, etc. son solventados previamente por la empresa. En esta primera opción, el efectivo está prácticamente eliminado de las transacciones, ya que todo se realiza mediante pagos con tarjeta.

2. Los viajeros cubren sus gastos con su dinero, piden facturas y una vez que regresan, envían el total de los gastos, junto con los comprobantes al área contable, para solicitar el reembolso. A diferencia de la opción anterior, cada uno de los viajeros elige el método de pago que le resulte más conveniente.    

Hoy en día es posible realizar pagos y transferencias de manera inmediata a través de una computadora o smartphone, lo que lo vuelve aún más sencillo y seguro al no tener que trasladarte a una sucursal bancaria y arriesgarte retirando o depositando cifras que, en el caso de viajes de negocios para muchas personas, pueden ser muy altas. 

Otra ventaja es que los medios de pago electrónicos es que son un vehículo para la inclusión y la profundización financiera, pues permiten recolectar información sobre los hábitos de consumo y pago de los usuarios, sin duda, datos interesantes para la mayoría de las instituciones. 

La transformación digital seguirá avanzando y los cambios derivados de ésta poco a poco formarán parte de la vida de la mayoría.  

Juan Carlos Lozano es Director General de la empresa Creatividad / @jlozano_creati