DIME CÓMO LO CUENTAS Y TE DIRÉ A QUIÉN ATRAES  

Cambiando la racionalidad por la emocionalidad.  

a) Como mensajeras de los dioses aseguran el cambio, avisan sobre la transformación y auguran tiempos de esperanza. Son encarnación de almas por lo que tienen el poder de cruzar a otros reinos. Igual encarnan la divinidad femenina primigenia por lo que su relación con la sexualidad es innegable.

b) Insecto lepidóptero con cuerpo alargado, cuatro alas grandes y colores vistosos.

Lo anterior son dos formas de describir lo mismo: a las mariposas. La primera resalta el simbolismo, la espiritualidad y busca establecer una conexión; la segunda simplemente es descriptiva.

Y es que, si bien es importante lo que se dice, es más relevante la forma de transmitir ese mensaje. Por eso, contar una historia se vuelve tan importante.

storytelling

¿Para qué nos sirve contar historias? Para formar nuestra identidad, compartir quiénes somos y entender los conceptos expresados por otros. Pero también las creamos y narramos para conectar, atraer y emocionar, dice Juan Pablo de Gamboa ꟷdirector creativo y productor en Criteria Comunicacionesꟷ, y añade que un motivo más para crear historias es hacer que la gente entienda las experiencias que se ofrecen mediante esas historias. Esto toma mucho sentido en las industrias de las reuniones y el turismo, en las que es muy importante persuadir, atraer.

“Hay que seducirlos para que vengan a nuestro destino, crucero, aerolínea, hotel, etc. Las historias hacen diferencia y son una forma de identificación con la personalidad de la marca. La marca es aquello que resume las ideas que construimos en el tiempo”, explica el también director de cine animado durante la master class denominada Storytelling, impartida a alumnos de la Licenciatura de Gestión e Innovación en el Turismo de la Universidad de Monterrey (UDEM).

No cuentes lo mismo de siempre

Para que funcione, la apuesta es relatar historias distintas. “Cuenten lo que vive su destino, la historia de lo que cree su marca, su hotel, su restaurante; si ustedes lo creen también los demás, y la gente se conecta porque cree en algo”.

Leyenda

Cambia la venta por la emoción

Si bien es cierto que vender un producto o servicio es el objetivo primordial, también es verdad que debemos pensar distinto, dejando de lado la racionalidad para aplicar la emocionalidad.

“Nadie sigue en redes sociales a alguien que es aburrido y que sólo quiere vender, si muestro algo que tiene simpatía permeará”, asegura Juan Pablo.

Conecta con la cultura

Otro tip que comparte es conectarse con la cultura y la coyuntura para mostrar un rostro actual, haciendo énfasis nuevamente en que no se trata de vender por vender, sino de presentar historias que enganchen aprovechando el contexto así como las ideas que están en el aire y que interesan al público objetivo.

“No creen contenido para redes sociales, no hagan un storytelling, piensen en historias y se vincularán directamente con las emociones de la gente. También se vale contar historias reales en espacios reales y conectarse con lo que la gente está experimentado en ese momento. Nadie asiste a un destino sólo por lo que tiene sino por las historias que cuenta. La gente quiere ver cómo es el tema de los rascacielos en el skyline, o el gran Canal en Panamá, cómo viven los millonarios, por ejemplo”.

stroytelling en redes

En este sentido, el ponente marca una diferencia entre los atributos físicos de un destino, que por supuesto son un atractivo, y las historias que cuentan esos destinos, que es lo que realmente emociona a los visitantes.

La invitación es este sentido va directamente a indagar qué cosas mueven a la gente, pero desde la emoción pues “las historias generan deseos y los deseos llevan a la acción”.

Juan Pablo de Gamboa concluye insistiendo en la importancia de contar historias dejando de lado la razón para entrar en el terreno de la emoción, pues ahí está el enganche, siendo divertidos, graciosos y hasta irreverentes. "Se vale crear ciertas ´mentiritas´ siempre y cuando sea para generar emociones positivas", subraya.