LA IMPORTANCIA DE UN LÍDER EN TIEMPOS DE CRISIS

En momentos críticos, el carácter y personalidad del individuo a la cabeza de un grupo debe salir a flote.

Por: Rodrigo Alonso* 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que para llamar a un caso pandemia, el brote debe afectar a más de un continente y los casos de cada país deben dejar de ser importados para transmitirse entre la comunidad que interactúa normalmente.

De acuerdo con cifras de la OMS, hasta el momento, el COVID-19 ha llegado a 199 países y territorios alrededor del mundo. No obstante, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aclaró que “es una palabra que, si se usa incorrectamente, puede causar miedo irrazonable o una aceptación injustificada de que la lucha ha terminado”.

La organización recalca que los naciones deben aplicar medidas de prevención. De hecho, ante las medidas aplicadas por el gobierno de México la OMS instó a las autoridades a romper la cadena de transmisión, de este modo, podría evitarse que el virus viaje de una persona a otra. Es necesario aislar personas para evitar la propagación y rastrear casos; en las compañías debe hacerse lo mismo.

El COVID-19 no sólo afectará la salud de la población mundial, también está afectando la economía. Ha generado pánico en los mercados, cierre de negocios, cancelación de eventos corporativos, deportivos y sociales, derivando en pérdidas millonarias para muchos sectores. Así, es momento de que los líderes de empresas, emprendedores y empresarios comiencen a reestructurar el modelo de negocio de sus empresas.

Debemos ser creativos y encontrar lo positivo ante la situación que estamos viviendo, pues en todas las crisis hay oportunidades. Hoy existen empresas que están ganando y otras perdiendo, es aquí el punto de inflexión para la toma de decisiones desde una perspectiva de confianza a nuevos modelos de negocio.

La mayoría de las compañías ya están organizado el trabajo en casa -home office-, otras lo harán en breve para contribuir a disminuir el contagio en la población, pero todo ello sin dejar de laborar. Existen puestos y negocios que pueden ser controlados a distancia mediante la propia intranet o internet.

Los verdaderos líderes de empresas y negocios deben ser ejemplo para su equipo de trabajo. Si el modelo de negocio da para hacer el trabajo en casa, por la interconexión que proporciona la vida moderna, es razón más que suficiente para no salir afectado por la coyuntura y, a la vez, demostrar empatía y solidaridad con los empleados y la salud de sus familias al no exponerlos a contagios que pueden prevenirse.

Los líderes y personas que ejecuten su labor manteniendo contacto con otras personas deberán actuar con absoluta responsabilidad y cuidar la seguridad en el lugar de trabajo, siguiendo las recomendaciones del personal de salud. Dichas acciones reducen la inestabilidad e inseguridad del equipo y colaboradores.

Así como el COVID-19 es altamente contagioso, es mucho más contagiosa la actitud y emocionalidad en el área de trabajo. En tiempos de crisis, el carácter y personalidad de un líder debe salir a flote, proponiendo soluciones, mostrando liderazgo y evitando caer en pánico, el cual podría derivar en una crisis interna.

Es importante que los líderes transmitan un mensaje de confianza y seguridad, que comuniquen que se seguirá trabajando desde casa o con los cuidados pertinentes, considerando que son tiempos difíciles pero teniendo la certeza de que todo pasará.

Bien se dice que “un buen capitán se hace en las tormentas” y hoy hay un gran reto al cual hacerle frente.

* Director General de Grupo Impel –empresa que ofrece capacitación y consultoría a ejecutivos, empresarios, emprendedores, psicólogos y terapeutas–, business mentor y business coach, certificado por la Coaching Community Londres y la Asociación Mexicana de Coaching.