LIDERAR DESDE EL CORAZÓN

Los dirigentes del siglo XXI deben desarrollar las denominadas “habilidades blandas” para asegurar el éxito.

El líder se define como la persona que encabeza o dirige un grupo, organización o movimiento social, político, religioso, etc. Sin embargo, esta definición se ha ido ajustando a los diversos momentos históricos y a los nuevos requerimientos.

Con la revolución industrial (segunda mitad del siglo XVIII) se dio un proceso de transformación económica, social y tecnológica; dicho cambio implicó terminar con siglos de trabajo manual y el uso de la tracción animal, incorporando la maquinaria.  

De acuerdo con *Stephen R. Covey, el líder de la Era Industrial tenía las siguientes características: 

  • veía a las personas como máquinas (generando una pérdida de sentido en la gente) 
  • consideraba que las órdenes se emitían desde la cúpula y debían cumplirse de manera estricta 
  • aplicaba castigos a quien se salía de la línea marcada 

Con el paso del tiempo y para ajustarse a las nuevas necesidades surgió el líder de la Era del Conocimiento quien, también como lo señala Covey, es mucho más flexible por lo que: 

  • valora la contribución única de cada persona y su capacidad de aprendizaje 
  • se sitúa en un paradigma de despegue que valora la diversidad de opciones  
  • motiva a su gente para que adopte con celo su misión 
  • otorga libertad a los empleados en lugar de controlarlos 
  • se centra en el resultado más que en el método 
  • sustituye el miedo por liderazgo 

Equipo de trabajoActualmente estas últimas características son reconocidas, valoradas y absolutamente necesarias para asegurar resultados en una empresa o negocio, empero, tampoco son suficientes, sobre todo en un mundo en donde el cambio es la constante. Así, hoy además de las **habilidades cognitivas, las cuales consisten en: 

  • capacidad de interpretar, reflexionar, razonar y pensar de manera abstracta 

  • asimilar ideas complejas 

  • resolver problemas y generalizar lo que se aprende 

  • reflejar no solo la amplitud del conocimiento o la velocidad de su adquisición, sino incluir la capacidad de dar sentido a una situación o saber qué hacer en el contexto de un problema nuevo 

También es menester incorporar habilidades no cognitivas o **habilidades blandas, que se centran en: 

  • la capacidad que tiene una persona para relacionarse con otros y consigo mismo 

  • comprender y manejar diversas emociones 

  • establecer y lograr objetivos 

  • tomar decisiones autónomas 

  • confrontar situaciones adversas de forma creativa y constructiva 

En resumen, las habilidades blandas son actitudes y prácticas que afectan la manera en cómo un individuo enfoca el aprendizaje e interactúa con el mundo que le rodea.  

De acuerdo con un estudio del Stanford Research Institute y la Fundación Carnegie Mellon, el éxito a largo plazo en la actividad laboral se atribuye en un 75% a las habilidades blandas y sólo en un 25% a las destrezas cognitivas.  

Hoy no hay duda, la capacidad para adaptarse constantemente y enfrentar los cambios, así como la innovación las ventajas competitivas y características que buscarán los empleadores. De esta forma, la resiliencia (capacidad para afrontar la adversidad) sale del ámbito personal para ocupar una posición preponderante en los ambientes laborales.  

***Top Five de habilidades blandas para tener éxito en una empresa o proyecto 

  1. innovación 

  1. gestión del cambio 

  1. comunicación y storytelling 

  1. inteligencia emocional 

  1. mentalidad de desarrollo 

*Administrador de empresas, escritor, conferencista y profesor quien es respetado en el ámbito internacional por ser brillante en liderazgo. Autor del libro: los siete hábitos de las personas altamente efectivas (1989), del cual se han vendido más de 25 millones de copias en 52 idiomas.

**Propuestas por el premio Nobel de Economía James J. Heckman. 

***Señaladas dentro del Informe “Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro", elaborado por Udemy for Business (business.udemy.com).