MAGNOS EVENTOS

Vs Pequeños Eventos

Inicia el último mes del año en el que se organizan todo tipo de eventos: corporativos, tanto grandes como pequeños; reuniones familiares, eventos con amigos y hasta con conocidos que no vemos desde hace incluso varios años.

El objetivo del evento, la relevancia y el número de invitados, son elementos clave para definir si se trata de un magno evento o de uno pequeño.

 

Cada uno tiene ventajas y es importante conocerlas para que organizarlos sea más sencillo.

 

VENTAJAS DE LOS PEQUEÑOS EVENTOS

  1. Necesitas menos tiempo: los pequeños eventos te ofrecen la oportunidad de planearlos y organizarlos con poco tiempo, lo que te permite estar más relajado y crear una mejor estrategia para aprovechar cada uno de los recursos a tu alcance.

  2. Mayor control: los grandes eventos requieren de más recursos humanos y financieros para tener un buen control sobre todos los elementos, lo que provoca que, en ocasiones, se dificulte lograrlo. La ventaja de los pequeños es que el control es total y lograrlo no depende de muchas personas.

  3. Mejor atención: entre más pequeño es el evento, la atención a la audiencia es más personalizada, lo que en la mayoría de los casos se traduce en mejores experiencias ya que sienten que como organizador, de la mano del cliente, están al pendiente de sus necesidades y de sus comentarios al momento.

VENTAJAS DE LOS EVENTOS GRANDES

  1. Espectáculo: no es una regla, pero normalmente los grandes eventos van de la mano de decisiones de los clientes para hacer cosas más espectaculares que logran impactar de manera positiva el ánimo de las personas mediante el factor sorpresa.

  2. Relacionamiento: los grandes eventos favorecen el networking con personas nuevas, lo que incrementa las posibilidades de generar nuevos negocios o relaciones que pueden derivar en resultados positivos. En los pequeños eventos, normalmente los invitados ya se conocen, por lo que hay mayor confianza.

  3. Fortalecimiento de la imagen empresarial: los grandes eventos, que dejan “boquiabiertos” a los asistentes, tienen como consecuencia generar una mejor imagen de la empresa organizadora, por lo que tu cliente quedará feliz y satisfecho.

Tanto los grandes eventos como los pequeños son excelentes opciones. La decisión dependerá de varios factores. Mi sugerencia es que antes de tomar decisiones comprendas a la perfección el brief y con base en él y en las pláticas con tu cliente definas cuál es la opción más adecuada. Asegúrate de que, independientemente del tamaño del evento, sea de la mejor calidad, tenga claros los objetivos y se alinee a un concepto creativo antes, durante y después.

Juan Carlos Lozano es director general de la empresa Creatividad  jlozano_creati