SÉ UN EMPRESARIO VIRTUOSO

Claves para lograrlo

Tener método, actitud y pasión es fundamental para alcanzar el virtuosismo, tanto en el mundo de las artes como en el de los negocios.

Tocar una nota incorrecta, es insignificante. Tocar sin pasión, es imperdonable”, decía Ludwig van Beethoven, poniendo de manifiesto que alcanzar el virtuosismo como músico depende de otros factores, más allá de la práctica para no equivocarse.

Lo mismo pasa en el mundo de los negocios, donde ser virtuoso requiere no solamente de llegar a dominar lo que hacemos, sino conectar con el público para el cual lo hacemos y generar en ellos emociones cada vez que lo hacemos, aseguró el conferencista Felipe Gómez, speaker de Allenamenti, quien fue invitado a dar una charla motivacional ante empresarios de la Ciudad de México, con el patrocinio de tres destinos canadienses: Toronto, Vancouver y Whistler.

patrocinio-canada-claves-lider-empresario-virtuoso-allenamenti-speakers-mdc-magazine

En el marco de una sesión de networking, el orador colombiano aseguró que la virtuosidad está más allá de la zona de confort y que alcanzarla requiere de:

  • Método, para lograr la excelencia operativa
  • Actitud, que mejora la cultura de servicio
  • Pasión, como motor de la innovación

Virtudes ligadas al método

  • Magnanimidad
  • Disciplina
  • Perseverancia

Virtudes ligadas a la actitud

  • Empatía
  • Servicio
  • Humildad

Virtudes ligadas a la pasión

  • Amor
  • Coraje
  • Prudencia

metodo-claves-lider-empresario-virtuoso-allenamenti-speakers-mdc-magazine

A decir de Felipe Gómez, el método se liga directamente al entrenamiento de la mente; la actitud se manifiesta a través del cuerpo, con el llamado lenguaje no verbal; mientras la pasión conecta directamente con esa esencia que algunos conocen como alma.

Un líder virtuoso –agregó– es aquel que convence a sus empleados de practicar hasta alcanzar el dominio de lo que hacen, el que los contagia de una buena actitud de servicio y les inyecta amor por lo que hacen.

Igual que a los músicos se les aplaude de pie por sus composiciones –dijo– se reconoce la labor de los empresarios virtuosos, más allá del éxito de sus empresas, con el nivel de aprobación de sus marcas, pues ambos se ganan la satisfacción de la gente entregando melodías y equipos de trabajo ensamblados armoniosamente.