SUPERANDO EL RETO DE LA PANDEMIA

México es un país que lo tiene todo.

Estimados lectores, con gusto les comparto que tuve la oportunidad de pasar el fin de semana en San Miguel de Allende, ubicado en el estado de Guanajuato. Siempre he sido una admiradora de México, mi país de nacimiento y residencia; siempre he dicho que su cultura, historia, sabores, colores, artesanías y, sobre todo, su gente, es única, sumamente cálida y humana.

Mucho se ha hablado de los golpes tan fuertes que un fenómeno como la pandemia tiene y las consecuencias negativas en temas de economía, lo cual repercute en el estado de ánimo y, desafortunadamente, en un incremento en la inseguridad e inestabilidad.

Pero nada es blanco o negro, dentro de cualquier espacio obscuro siempre hay oportunidad de ver aunque sea un rayo de luz y, aunque sea menor de lo que quisiéramos, puede ser la motivación, la esperanza, la fuerza y el empuje para encontrar salidas y soluciones.

San MIguel de Allende

Si sueno poética es porque soy compositora, guitarrista, melómana y comunicóloga; esta parte sensible no nos hace alejarnos de la realidad, desde mi experiencia, nos permite, si lo canalizamos de la manera adecuada, ser aún más observadores, curiosos, analíticos y por lo tanto más estratégicos. Si nos rodemos de técnicas y personas adecuadas, las ideas que nacen de la inspiración serán llevadas a la acción; qué mejor que poder compartir a través de este gran espacio lo bueno, contagiar a otros de orgullo y de ilusión.

Grata experiencia en un gran destino

Para entrar a San Miguel de Allende las autoridades te piden que previamente llenes un formato digital e imprimas un código QR, te exigen que utilices cubrebocas en las calles y en cualquier establecimiento abierto o cerrado; obviamente, en los restaurantes cuidan la distancia para que puedas disfrutar de deliciosos alimentos y bebidas.

En ese pueblo mágico y colonial sentí una solidaridad y empatía totales de parte de toda la cadena de valor, desde los que se dedican a recoger la basura, los turistas, vendedores ambulantes, los que atienden en galerías, hoteles, tiendas, restaurantes y en cualquier comercio.

Aunado a esa responsabilidad social y colaboración entre todos los individuos, sentí una tranquilidad inmensa al caminar de noche en las banquetas y calles empedradas, con una extraordinaria señalización.

Tuve la oportunidad de ir a un viñedo y ser testigo de que en nuestro país la industria del vino tiene grandiosas oportunidades, y no solamente se encuentran en el Valle de Guadalupe. La generosidad, educación y el excelente servicio de todos los que reciben a visitantes nacionales e internacionales sin duda suman para que las vivencias que ofrecen los territorios tan ricos, diversos y vastos que tenemos en la República Mexicana sigan siendo de la elección de grandes marcas y empresas a nivel mundial para llevar a cabo viajes corporativos, de incentivos y team building; halagar a sus clientes, proveedores y aliados estratégicos con experiencias de primer mundo. Finalmente,  esta crisis nos dejará cicatrices, pero si las tratamos y las curamos de manera adecuada, si tenemos la paciencia y, sobre todo, la actitud de querer reinventarnos y ser mejores personas y mejores profesionistas, esas cicatrices en un futuro sanarán y nos harán aún más fuertes, especialmente en el sector turismo y de reuniones, que tiene y tendrá mucho que ofrecer.


Lizette Weber es CEO de la Agencia Lizette Weber
y creadora de la marca Ludi el Pirata.

https://www.linkedin.com/in/lizette-weber-4569b126/Lizette Weber

mail Lizette@lizetteweber.com | contacto@ludielpirata.com

www.lizetteweber.comwww.lizetteweber.com | www.ludielpirata.com

También te puede interesar: ESTRATEGIAS PR EN LA INDUSTRIA