MUJERES Y NIÑAS, EJE DE LA RECONSTRUCCIÓN 

Impulsarán el desarrollo sostenible y una recuperación más rápida: ONU.  

El impacto de la crisis sanitaria y económica no ha sido —ni será— neutral. Tan sólo en materia de género, la pandemia evidenció y potenció la desigualdad que afecta a niñas y mujeres en todas las esferas, desde la social hasta la de seguridad. Así lo demuestra el estudio Impacto del COVID-19 en las Mujeres, realizado por la Organización de las Nacionales Unidas (ONU): 

  • 70% del personal de salud, a nivel mundial, es mujer 

  • 28% es la brecha salarial —entre hombre y mujeres — en el sector sanitario   

  • 11 millones de niñas dejarán la escuela  

  • 47 millones de mujeres y niñas caerán en la extrema pobreza  

  • Para 2030, por cada 100 hombres pobres (de 25 a 34 años) habrá 121 mujeres pobres (de 24 a 35 años) 

  • 18 millones de mujeres perderán el acceso a anticonceptivos, en América Latina y el Caribe 

Impacto del COVID-19 en las Mujeres, realizado por la Organización de las Nacionales Unidas

740 millones de mujeres en el mundo trabajan en la economía informal.

“Poner a las mujeres y niñas en el centro de todas las economías impulsará un desarrollo más sostenible y apoyará la recuperación de forma más rápida”, ONU. 

Pese a ser uno de los grupos de la población más afectados, la ONU considera que las mujeres serán la columna vertebral de la recuperación en sus comunidades. Por ello, delinea tres acciones para minimizar las repercusiones de la pandemia en la brecha de género.  

Representatividad en la planificación de respuesta al COVID-19  

Más allá de la individualidad, las organizaciones de mujeres deben participar en el diseño y ejecución de políticas económicas, sanitarias y de seguridad en beneficio de sus comunidades. Deben ser el corazón de los planes de recuperación.  

Igualdad desde la economía remunerada y no remunerada 

Desde sectores como la educación o la salud, las mujeres no reciben el mismo pago en comparación con los hombres. En el hogar, realizan la mayor parte de los trabajos de cuidado, los cuales no son remunerados. Ambas labores (remuneradas o no) son fundamentales para la vida diaria y la economía, por lo que las desigualdades deben eliminarse, creando una economía inclusiva.  

ONU impacto de pandemia en las mujeres

Mujeres y niñas, eje de los esfuerzos económicos   

Será importante aplicar una visión de género en el diseño de paquetes de estímulo fiscal y programas de asistencia social para lograr mayor igualdad de oportunidades y protección, forjando así un futuro más sostenible.  

“El COVID-19 no sólo es un desafío para el mundo y los sistemas de salud, también es una prueba para nuestro espíritu. La recuperación debe conducirnos a un mundo más igualitario y resiliente para enfrentar futuras crisis”, Organización de las Naciones Unidas.  

Consulta el estudio completo aquí 👉 https://bit.ly/3sRL3C9