DE LA TIERRA Y DE REGRESO

Al año, en el mundo se generan más de 300 millones de toneladas de plástico, de las cuales un porcentaje mínimo es reutilizado o reciclado.

En la última década, la producción global de plástico ha incrementado de manera exponencial, hemos generado más polímero que en toda la historia de la humanidad. Según el informe Plastics The Facts 2019 —elaborado por Plastics Europe—, en 2018 se produjeron 359 millones de toneladas de plástico en todo el mundo.  

SABÍAS QUE… 

*Asia es la región con mayor producción de plástico en el mundo (51% del total). 

*China es el principal productor de polímero (30% del total). 

*Cada año se producen 500 mil millones de botellas de plástico. 

Empaques biodegradables

Con el propósito de combatir los altos volúmenes de contaminación y disminuir el uso de polímeros convencionales (como polietileno, polyester, polipropileno y cloruro de polivinilo, principalmente), hace 20 años aproximadamente surgió en Europa una alternativa más amigable con la Madre Tierra: el bioplástico.  

Nace de la Tierra y regresa a la Tierra 

Bolsas biodegradables“El bioplástico cumple la misma función del plástico convencional. Su valor radica en que es un producto compostable fabricado con recursos renovables como almidón, cardo y maíz, es decir, nace de la tierra y regresa a ella tras un proceso de composta y mineralización”, asegura Gisela Galicia, CEO de Mexibras, empresa que elabora utensilios de un solo uso a base de bioplástico.  

Gracias a la biotecnología y a iniciativas en favor del cuidado al medio ambiente, hoy es posible producir bolsas, vasos, platos, guantes, servilletas, contenedores, empaques y demás utensilios de un solo uso a partir de biopolímeros, los cuales generan una huella menor y devuelven un porcentaje de carbón orgánico al suelo.  

¡Para muestra un botón! Una bolsa de plástico convencional puede tardar desde 5 hasta 1,000 años en degradarse; una bolsa compostable logra deshacerse en dos semanas a partir de que se realiza el proceso de composta, en cuatro semanas no hay rastro tóxico de ella.  

Cuando se composta, el desecho orgánico se reduce entre 60 y 50%.  

Un catering más green 

Tras la pandemia por Covid-19 se proyecta que quienes habitamos el planeta utilizaremos una cantidad mayor de plástico de un solo uso, siendo la industria de alimentos y bebidas una de las que más contribuya a ello, debido las medidas de sanidad impuestas para procurar nuestra salud. Sin embargo, con propuestas como el bioplástico tenemos la oportunidad de disminuir el impacto en la Madre Tierra.  

Empaques biodegradables

Por ello, Gisela Galicia de Mexibras, nos comparte algunas recomendaciones para hacer mayor consciencia y disminuir el uso de plástico convencional en el catering para eventos: 

  • Separar los desechos orgánicos e inorgánicos. 

  • Utilizar bolsas compostables para los desechos orgánicos.  

  • Realizar la composta adecuada para la degradación de los desechos.  

  • Emplear utensilios de un solo uso como empaques, platos, contenedores, servilletas y guantes hechos con polímeros compostables.  

Bolsa biodegradableCómo identificar una bolsa compostable 

  • Tiene una leyenda (bolsa compostable) 

  • Su textura es más sedosa y rugosa  

  • Su color es amarillento 

  • Huele a maíz  

  • Al arrugarla, el ruido que produce es menor a la de una convencional 


http://mexibras.com.mx/ mexibras.com.mx