EMBAJADOR CON VISIÓN SOSTENIBLE

Richard Albano encabezó la final de la segunda edición de Sustainable Cocktail Challenge y lo hizo espectacular

Una magnífica experiencia ofreció Richard Albano, embajador de Flor de Caña, por la energía y entrega que demostró la noche de la final de la segunda edición de Sustainable Cocktail Challenge, plataforma que apoya el talento mexicano que comparte el objetivo de crear proyectos sostenibles.

Las porras hacia los competidores y el ánimo de Richard, dieron la confianza a los bartenders Felipe Tarazona, de Cancún; Jimena Alva, de CDMX y el ganador David Cisneros, también de CDMX, quienes en todo momento se sintieron acogidos por la marca que ha mantenido un compromiso con el desarrollo sostenible, fundamental de la familia Flor de Caña durante sus 130 años de vida.

Sin lugar a duda en México hay mucho talento, además de una notable evolución en el tema sostenible, sin embargo, dijo Albano, hace falta más cultura al respecto, sobre todo en el interior de la República mexicana, pero aseguró que van en la dirección correcta.

El embajador de la marca explicó a MDC The Event Planner´s Magazine que Flor de Caña es el mejor ron porque cumple con más de 300 rigurosos estándares sociales, ambientales y laborales para su creación, “generamos nuestra propia energía con el desperdicio de la caña de azúcar, por lo que somos premiados como el ron más ecoamigable del planeta”.

Por supuesto que el destilado favorito del uruguayo Richard Albano es Ron de Caña 12 años y lo disfruta con un hielo y un twist de naranja, “los cítricos que transmite la piel de la naranja van a explotar muchísimo las notas del destilado, ofreciendo una experiencia única”.

“En Flor de Caña no agregamos azúcar en nuestras barricas, en nuestro proceso de añejamiento, ni caramelos, ni aditivos, ni artificiantes, ni acelerantes, nuestro añejamiento es 100% natural”.

La marca es reconocida a nivel mundial con mayores ventas en Centroamérica, sobre todo en Perú, es valorada por el excelente destilado y su interés por una buena comunión con el planeta y qué decir del excelente trato hacia cada uno de los empleados, quienes se sienten parte de una gran familia.

“Hay un trato humano y a diferencia de otras empresas, no somos números, las personas se valoran, están al pendiente de nosotros”, dijo Albano con un tono emotivo.

En estos dos años de encierro y afectación económica en el mundo, Flor de Caña no tuvo desabasto global, incluso se vendió más a través de superapps, que tuvieron gran auge en este tiempo. “Las personas tomaban poco, pero invertían más en etiquetas selectas”, aseguró el embajador de Flor de Caña.