¡MEXICANOS ALERTA!

Ante la adversidad no hay mejor antídoto que el ingenio y la creatividad, ¡y los mexicanos somos expertos!

Por: Jair López Montes, CEM*

En 2009 México sufrió una de las peores crisis de salubridad en su historia contemporánea: la pandemia de influenza A H1N1. Dicha enfermedad dejó centenas de muertos, contagios y pérdidas económicas millonarias, así como la cancelación de cientos de encuentros. La indicación oficial era que las personas no debían reunirse para evitar el contagio.

La noticia llegó a todo el mundo, México era el país que nadie quería visitar. Con este panorama el equipo de Expo Chihuahua ─que yo dirigía─ viajamos a Brasil para participar en la postulación de un congreso médico internacional. La pesadilla comenzó desde el avión, el cual era enorme y sólo viajábamos cinco personas.

Al salir de territorio mexicano el semáforo de la pandemia estaba en nivel 4 y al aterrizar en Porto Alegre ya se había anunciado el nivel 5… ¡máxima alerta! Nadie quería tener contacto con nosotros, los mexicanos, incluso nos sacaron antes del avión, nos subieron a un camioncito por varias horas mientras revisaban nuestro equipaje, después nos sacaron del aeropuerto por la puerta trasera, por donde sale la basura y ¡ahí nos dejaron con todo y maletas!

Cuando llegamos al hotel recibimos una llamada del Ministerio de Salud de Brasil, advirtiéndonos que si sentíamos cualquier dolor o síntoma de inmediato nos regresarían a México. ¡Eso no fue lo peor! Durante la postulación, como representantes de México teníamos la marca país en el stand y cuando los asistentes se daban cuenta de dónde veníamos se alejaban del stand y del pasillo.

Íbamos por todo, así que desarrollamos una estrategia de convencimiento en ese momento. Más allá de mostrar los atractivos de México –playa, sol, cultura, gastronomía–, optamos por presentar desde el punto de vista médico las implicaciones de una pandemia como la influenza. Investigamos todo sobre la enfermedad, consultamos fuentes de diferentes países. Nos enfocamos en el problema, les mostramos que era una situación pasajera, sobrevalorada y la manera en cómo la estábamos enfrentando, además de nuestra oferta turística y de reuniones.

Hicimos frente a una realidad muy complicada, analizando muy bien la situación y siendo creativos. Al final logramos ganar la postulación para el Congreso Internacional de Endocrinología, el cual se realizó cinco años después en la ciudad de Chihuahua.

Debido al momento político, económico y social que atraviesa México debemos ser creativos y pensar fuera de la caja. No podemos pelear contra una pandemia y tampoco contra las políticas públicas de un país, debemos unirnos como industria, proponer soluciones y tomar la mejor decisión.

Jair López

*Actualmente es director general del Cancun International Convention Center (ICC). Su amplia experiencia le ha permitido colaborar en diferentes recintos en México, entre ellos: Expo Chihuahua, Baja California Center, Cintermex y Querétaro Centro de Convenciones.