RETOS DE LA HOSPITALIDAD EN LA INDUSTRIA DE REUNIONES

La hospitalidad es parte intrínseca de la organización de eventos como: convenciones, congresos o viajes de incentivo. La Secretaría de Turismo dio a conocer que México está en el sexto lugar de la lista de países con el mayor número de visitantes extranjeros, de acuerdo a la Organización Mundial de Turismo (OMT). El turismo sin duda es uno de los sectores más dinámicos en materia económica en el mundo, por los niveles de inversión, la generación de empleo y por ser un motor de desarrollo regional en los destinos turísticos.

Se considera que contribuye directamente con el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y genera uno de cada diez empleos. La Organización Mundial del Turismo (OMT) estima que, en el año 2030 se alcanzará la cifra de mil 800 millones de turistas en el mundo.

Para la economía mexicana el turismo es una actividad relevante por sus beneficios como generador de empleos y porque se ha convertido en un factor de difusión de atractivos culturales y naturales en nuestro país. 

La industria hotelera enfrenta un gran desafío de modernización, creciendo e innovando, pero no todos los hoteles en todos los destinos tienen las mismas necesidades. Poco a poco la modernización va llegando a este sector, por ejemplo, hoy  en muchos hoteles es posible realizar el check-in mediante una  App o módulos especiales en el lobby , lo cual es benéfico porque agiliza el proceso y ahorra tiempo. Otro ejemplo son las pantallas de televisión en los cuartos. Hace años eran pocos lo hoteles que contaban con pantallas, y los que lo tenían representaban cierto lujo. Hoy con el apagón analógico se volvió una necesidad y obligación para que todos los hoteles migraran a esta tecnología.

Hay dos grandes retos que afronta la hospitalidad: el primero es la velocidad de los avances tecnológicos y la integración de los mismos a la industria. Si los hoteles invirten en tecnología, deben de  asegurarse de que es lo suficientemente nueva para que llame la atención y no hagan un gasto que al final no los va a beneficiar. El segundo reto consiste en saber aprovechar el big data. Actualmente los hoteles pueden recolectar información de sus huéspedes, y la oportunidad está en analizarla para anticipar su gustos y usos con el fin de generar valores agregados para ellos; por ejemplo: hay un huésped que es cliente frecuente de equis cadena;  el análisis del big data detectó que cada vez que ese cliente se hospeda a las 17 horas consume una cerveza con alimentos, por lo tanto, el  hotel podría generar una promoción entre las 17 y 18 horas sólo para esa persona. Esto es evolución y  ejemplifica el uso correcto del big data a favor del cliente.  Imagínate todo lo que se podría hacer con un análisis adecuado de la información que se genera.

*Juan Carlos Lozano es director general de la empresa Creatividad